martes, 18 de julio de 2017

25 años de la Matanza en La Cantuta, algo “imperdonable”





2 comentarios:

  1. Formidable documento, revelador de la culpabilidad de Fujimori, Montesinos y Hermoza Ríos en el crimen de lesa Humanidad de la Cantuta. Eso no sólo no es perdonable o indultable, sino que merece la Pena Máxima, no sólo Real sino también Psicológica, es decir, en la Mente y el Sentimiento de Todos los Peruanos. Es increíble como puede haber miles de personas que cierran los ojos ante hechos tan evidentes, convencidos por políticos y políticas ambiciosos y ambiciosas que "la lucha contra el terrorismo justifica todo" y que "debemos estar agradecidos a quienes nos liberaron de la amenaza senderista". Eso es desconocer que no fueron ellos quienes derrotaron a Sendero en el terreno, sino los campesinos armados y organizados en Rondas y Comités de Defensa. Y que todas las "movidas" del régimen fujimorista sólo tuvieron por objeto instaurar y hacer eterna una Dictadura Civil-Militar, confiscadora de la Libertad y de la Justicia por la que siempre, desde hace siglos, combatió nuestro pueblo. Admiro el valor de quienes descubrieron la Verdad, arriesgándose a represalias sin nombre, por parte de los asesinos. Si no tenemos que lamentar ningún daño para personas como Edmundo Cruz, o Roger Cáceres o Ricardo Uceda o Henry Pease, es porque la voluntad democrática de la ciudadanía, organizada o no, veló por su Seguridad. Por eso ahora, cuando ya no tenemos ninguna espada pendiendo sobre nuestros cuellos, hay que ser lo mas intransigentes que podamos, para respetar la memoria de los estudiantes y el Profesor de Biología, victimados sin piedad por esos adoradores de sus propias personas que sólo buscaban, y siguen buscando, el enriquecimiento y la impunidad. Miguel Tauro.

    ResponderEliminar
  2. La verdad siempre sale a flote aunque a veces tarda mucho en llegar, pero en este caso les reventó en el rostro a los ejecutores de esta perversidad sin nombre la evidencia de la comisión de sus crímenes. En qué país nos hemos convertido de querer minimizar esta barbarie y de que en nombre de la lucha por la paz y combate al "terrorismo" aceptemos con impavidez que son errores de la guerra, como dicen y le hacen creer a la población los que en su fuero interno los justifican tan sólo para seguir gozando de los privilegios y comodidades que un gobierno dictatorial les otorga. Nos avergüenza infinitamente que los poderes del Estado a tantos años de perpetrados estos reprobables asesinatos los familiares sigan reclamando justicia y continúen desatendiéndoles como la urgencia humanitaria la reclama. Levantemos siempre nuestra voz de protesta contra toda esta costra de impunidad que aún vegeta en el poder judicial.

    ResponderEliminar