domingo, 19 de junio de 2016

!Feliz día del Padre!


Aprovecho este día para saludarte en nombre de un deseo que a medida que gana más volumen se hace más realidad. Es que cuando deseas algo con mayor fuerza —las acciones y energías pululando a nuestro alrededor— encuentran caminos por elaboración o por reacción. Todo padre desea la seguridad para su familia.

 
Padre por antonomasia, como un león, es (o debería serlo) el protector de la manada. Lamentablemente la sociedad, este sistema mercantilista, la pone muy difícil a ese deseo hermoso y natural. La “seguridad” del proyecto de vida individual y/o familiar resulta ser un negocio a cada paso, cada día, cada minuto; en vez de ser el resultado de un animal superior, racional, de un pacto social donde prevalece la vida en comunidad.

 
Este día, en este deseo ‘de comunidad’ que gana volumen y que ya llegará su momento, quiero darte un abrazo fuerte capaz de romper las desigualdades sociales. Mientras tanto es un abrazo de león, pronto, espero, sea más de razón.

 

Soy parte del sentimiento Keiko No Va, del sentimiento anti neoliberal; éste ya es un gran avance social. Ajustemos las brechas para quitar espacio a la corrupción.

 Despernado Perú

 


1 comentario: