viernes, 5 de septiembre de 2014

Quién permite la narco-politización de Perú?


Extraño muy extraño… Ricardo Soberón dijo que “no se acabaría con el narcotráfico en Perú atacando a los cocaleros” y  lo sacaron o tuvo que salir de DEVIDA (Comisión Nacional para una Vida Sin Drogas); su salida ocurrió mientras Óscar Valdés era premier que se dedicó a atacar a los cocaleros; dicen que se la tenía jurada a Soberón. Y dicho y hecho, no se acabó con el narcotráfico: fue y va en aumento. Significa que la política de Valdés fue un fracaso rotundo.

Es sabido que Valdés es profujimorista a rabiar (vean el vídeo en el minuto 1:48) y, COINCIDENCIAS, después de su pésima política antinarcos, encuentran100 Kg de cocaína en una empresa ligada a Kenji Fujimori. Y después, hace poco, encuentran más de 500 Kg de cocaína en camioneta de Alberto Tapia, candidato del fujimorismo, pero que “resultaron siendo solo 42 Kg y el resto yeso” y que el culpable no es el candidato sino su cuñado, Danilo Silva, otro fujimorista; y ¿quién es este Danilo? Pues uno de los narcoindultos de Alan García. !Qué bonito!  El aprismo y el fujimorismo siempre de la mano. Y tan fujimorista es Danilo que le hacía campaña a Keiko:

 
 

El experto en temas de narcotráfico, Jaime Antezana, viene denunciando, desde por lo menos el 2010, la infiltración del narcotráfico en la política peruana. Y cuando reveló, el año pasado, una lista de posibles narcopolíticos (con mayor número del fuijimorismo), no se hizo una seria investigación al respecto, por el contrario, los legisladores “ofendidos” casi lo apanan y, claro, los fujimoristas lo trataron de payaso y más.
Imagen: rodrigofrancoseoane.blogspot.com

Hace poco, Antezana también dejo entrever el riesgoque corre Cajamarca por una posible incursión de la narcopolítica en su Gobierno Regional, haciendo alusión a los hermanos y fujimoristas Ramirez, siendo Osias, el menor, candidato al Gobierno R. ¡Y no pasa nada!

Ahora, con el ‘Gran Urresti’, aparte de incautar yeso, no cae ni un narcocandidato y solo hace bufonadas con pequeños delincuentes; pero los de marca mayor siguen libres y coleando. Aparentemente ha caído uno grande en Trujillo, pero dado los acontecimientos, ya todo es medio borroso.

No creo ser paranoico, ¿pero no ven una cierta condescendencia con sabor a complicidad en todo esto? El fujimorismo siempre presente, el aprismo, su aliado, también presente con sus narcoindultos y más. Y Humala haciendo nada contra los narcopolíticos ni con los narcoindultos; es más, en su Gobierno quieren limpiar de polvo y paja a uno de los peruanos más corruptos en nuestra historia, Alan García, y ahí sí se queda calladito.

Sr. Humala, esto es su Gobierno, ¡Ya basta¡ No venga solo con bravuconadas en pantalla…¿Es que no ve lo que sucede o está ciego, por no decir otra cosa, de amor?

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario