miércoles, 14 de mayo de 2014

Lo mejor del homenaje a Ricardo Letts del viernes último 09-05-14 (Vídeos)

Ser consecuente es guardar una correspondencia lógica con los principios que se profesa y Ricardo Letts ha demostrado serlo en el recorrer de su vida. La abundancia de luchadores sociales de izquierda, sobre todo de los 60’s que acudieron al Cory Wasi –de la U. Ricardo Palma-, demuestra no solo la consecuencia en Letts, sino que ha logrado ganarse el cariño y respeto de la gente que en realidad quiere un cambio para Perú. En este vídeo vea un resumen de lo que se testimonió esa noche:



Alcancé a preguntar a algunas de estas personalidades sobre cómo ven a la izquierda peruana actual y qué consejo le darían. Acá sus respuestas, creo que todos deberíamos reflexionarlas:

 

Lo mejor del homenaje ha sido que, gracias a estas iniciativas y a las ideas que circundan en ellas, anuncian que el gran cambio, la revolución social, aún no se han perdido y que —tal vez pronto— llegarán a Perú.

Algo importante-

Hace poco publiqué una entrevista al holandés Jan Lust, autor del imprescindible libro “La lucha revolucionaria en Perú, 1958 - 1967”; él, que ha investigado durante 9 años este tema, también fue invitado para exponer en el homenaje a Letts, pero como se encuentra en México, mandó su ponencia para ser leída; en ésta, al final, propone un camino para la izquierda peruana e invita al debate que bien y urgentemente necesitamos todos los que creemos en el cambio sin egocentrismos, sin intereses personales, sin mezquindades y pensando en la comunidad. Acá les dejo las tesis de Lust:
En el marco de la hegemonía política, económica y social de la burguesía peruana, además bien integrada con la clase dominante internacional, propongo cinco tesis de debate y de trabajo en torno al desarrollo de la vanguardia para la lucha por la transformación social. Pero antes de hacerlo y sin condenarme como sectario, una advertencia. En el número 1 de Vanguardia Revolucionaria de 1964, se lee lo siguiente: “Los auténticos izquierdistas son revolucionarios. Creen que la reforma del capitalismo es imposible como lo prueba una infinidad de experiencias históricas y afirman que el enfrentamiento popular a la violencia capitalista conduce al poder, apelando a lucha insurreccional. El nuevo orden social así creado no podría ser otro que el socialista. La izquierda revolucionaria es, por lo tanto, socialista y marxista.”

1. El Perú es una sociedad muy compleja, política, económica, social y culturalmente. Un conocimiento profundo y amplio de la realidad peruana y sus estructuras sociales que incluye la de clase, nos permita avanzar en la elaboración de una estrategia que podría llevar nuestros pueblos a la liberación social. Se podría decir que desde el punto de vista del socialismo científico la existencia de estudios actuales sobre la realidad peruana es casi nula. Por lo tanto, se debería elaborar e implementar un proyecto marxista que apunta al estudio de la realidad peruana.
2. La historia de la izquierda es una historia, en general, escrita por la derecha y por los “caviares”. Es su interpretación de nuestro pasado, de nuestra realidad, de nuestras experiencias, de nuestros problemas y de nuestro futuro. La falta de un análisis serio, profundo y amplio sobre el periodo 1980-2000, desde la izquierda revolucionaria, desde el marxismo, nos hace caer en los mismos errores y es una barrera que evita avanzar en el proceso revolucionario. Por lo tanto, se debería desarrollar un análisis de clase respecto a los combates que se llevaron a cabo entre el pueblo y el capital en las últimas dos décadas del siglo pasado, tomar lecciones de esta lucha y construir sobre nuestras derrotas políticas un proyecto de largo aliente hacia la liberación social.

3. La izquierda debería ponerse a trabajar en ganar la confianza de los pueblos peruanos para construir un proyecto en el cual los pueblos determinen su propio destino. La confianza de los pueblos en este proyecto empieza con una confianza en la organización que empuje este proceso en base de trabajos concretos de esta organización en los barrios, en los mercados, en los puestos de trabajo, en las calles, en las universidades, en las organizaciones populares y gremiales, en base de la abnegación, consistencia y coherencia de sus militantes, en ser el ejemplo, en ser como el Hombre Puma, Pumaruna, Ricardo Letts. Eso significa, entre otras cosas, además, estructura, orden, honestidad, crítica y autocrítica, y un rotundo ¡no! a la transacción con la burguesía; también y sin olvidar, honestidad, creatividad y cumplimiento.
4. Los auténticos izquierdistas deben ser mejores marxistas e incorregibles leninistas en convertir la teoría revolucionaria en una práctica revolucionaria. Si la transformación social a lo que apunta la izquierda es una sociedad basada en principios socialistas, se debería esbozar un programa máximo y mínimo del proceso de cambio revolucionario. Si no hay claridad sobre ambos programas no es posible esbozar la estrategia de lucha que, fundamentalmente, se base en la realidad peruana y los objetivos propuestos, y tampoco sería posible determinar las tácticas de lucha, tomando las lecciones de las últimas tres décadas en consideración. Si no logramos eso, estaríamos solamente capaces de participar en procesos electorales bajo el nombre de unidad y en base de un programa de alcance tan corto que una victoria en las elecciones se convertiría en una derrota estratégica del programa de cambio revolucionario.

5. La unidad de la izquierda no debe ser un tema de debate sino la consecuencia de una confluencia programática y de la acción de las diversas organizaciones y grupos de la izquierda. La unidad de la izquierda tiene que ser un mecanismo para llegar al poder para nunca más dejar este poder e iniciar un proceso que irrevocablemente cambie las relaciones sociales de producción. Pero eso significa estar enraizada en la sociedad, tener organizaciones de base y, sobre todo, tener la confianza de los pueblos peruanos.
Ricardo Letts, Pumaruna, Hombre Puma, combatiente revolucionario, camarada; somos la razón, somos el futuro, el progreso y la liberación.
Hasta la victoria siempre

¡Venceremos!
Jan Lust

 

2 comentarios:

  1. Que gran persona Don Ricardo Letts Colmenares siendo siempre consecuente con sus ideales.Mis respetos.

    ResponderEliminar