jueves, 13 de febrero de 2014

Vivir la naturaleza a CUATRO MIL metros. ¡Ecología o muerte! (Vídeo)




Para un costeño respirar a 4 mil metros de altura resulta difícil; pero no para los lugareños como Máxima Acuña y Jaime Chaupe. Ellos son una pareja buena gente y alegre que no escatima en darte la mano o regalarte una sonrisa; esos dos gestos, con el frío que hace, podrían ser la única bendición en miles de hectáreas alrededor. La ausencia de Estado en esa zona de Cajamarca (C.C. de Sorochuco) es alucinante.
 
Si pasas una noche, a 4 mil metros, en el hogar de los Chaupe, no te va a faltar abrigo, comida o amor familiar. Recién en ese momento puedes entender el frágil equilibrio ecológico, del cual dependen, y que defienden las comunidades campesinas en Perú. La única conclusión certera que puedes traer de arriba es que para el estilo de vida de ellos, el único amigo fiel, sincero y real, es la naturaleza. Una laguna no un reservorio. Ríos, manantiales u ojitos de agua, no tuberías. Un campo de plantas no farmacias.

Solo necesitas pasar una noche en su hogar para darte cuenta. Yo lo hice. Acá les dejo un pequeño vídeo:



Nota: es conocido el problema de la familia Chaupe, las mineras la quieren eliminar de su hogar, de su terreno. Nos informan que en estas últimas semanas, ya que legalmenteno pueden sacar a los Chaupe de su hogar, se ha acrecentado el hostigamiento sicológico de parte de las mineras (con el apoyo de la DINOES y hasta estarían usando gente del Ministerio Público) contra los Chaupe para que abandonen su legítimo hogar.  

2 comentarios:

  1. Esas vivencias, esa relación armónica con la naturaleza es la única manera de salvar al planeta, pero la necesidad voraz de yanacocha, newmont por el oro no le importa destrozar el medio ambiente en nombre del desarrollo, crecimiento (para ellos, pero para esa gente, más pobreza). Hagamos fuerza para que el proyecto conga no vaya. que se conserve el medio ambiente tal como Dios no lo ha dado

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones despernado, nos haces conocer nuestra realidad y la difundes, pero sobre todo te pones al lado de los olvidados que necesitan apoyo del Estado y que no lo tienen.

    ResponderEliminar