miércoles, 30 de mayo de 2012

Rosa María Palacios y Beto Ortiz no pisarán Cusco, forever and ever

Anoche tuve la mala suerte de escuchar a la Palacios, con su tonito de mujer al borde de un ataque de nervios, poner el grito al cielo por los sucesos lamentables en la provincia de Espinar en Cusco, el grito obviamente fue en contra de los cusqueños:  que las protestas son anticonstitucionales, que van contra el ‘estado de derecho’, que toda la “inversión” que se pierde, bla,bla,bla…Por supuesto, también no perdió la oportunidad para enrolar su bilis (rosadita-pink) neoliberal contra la población cajamarquina; otra gente abusada por ese neoliberalismo que ¡oooh casualidad! le da de comer y que tanto defiende la conductora ‘mercado libre’. Más temprano, escuché de una locutora de RPP (la emisora que recibió millones en publicidad del Gob. de AlanGP y que por eso nunca atacó sus suciedades en su 2do periodo) referirse como ‘desadaptados’ de los cusqueños que protestan por sus derechos HISTÓRICA E INTERNACIONALMENTE ACORDADOS EN EL PLANETA. Aún más temprano, escuché al paladín de no sé qué, pero sí de su sueldo “latino”, Beto Ortiz, junto a la congresista Lourdes Alcorta, llamar miserables, terroristas, revoltosos, etc.,  a los cusqueños que protestan, tomando como bandera principal para insultarles el hecho de ‘todo el dinero que recibe Cusco’ y que sus autoridades, según Beto y la congresista, no saben gastarlo. No sé con qué cara pueden hablar estos personajes. Le recuerdo a Ortiz que él trabaja para el dueño de un canal (usa el espacio aéreo que se supone es público) que hizo sus grandes negociados en momentos claves con el fujimontesinismo; también, en otra oportunidad, se hizo pagar –con dinero del Estado- una “ilegal” indemnización de más de S/.20millones. Y la Alcorta, bueno, ella sigue recibiendo puntualmente su descomunal sueldo del dinero de todos los peruanos, ¿y todo para qué? Solo para verla hacer sus shows –al estilo Laura Bozzo- que nos ofrece siempre; pero valgan verdades, ella no tiene nada bueno e importante en su haber, más que quejarse marketeramente.
Regresando a la Palacios, ahora en su “Tribuna Abierta”, ella trata de marear abogadilmente a la hora de dar sus explicaciones que son, obvio, proteccionistas del neoliberalismo, como ayer lo hizo con el caso Espinar. Exaltada conjura la “constitucionalidad y la democracia” en Perú. Sin embargo, como anteriormente lo mencioné, pienso que éstas en nuestra nación son de fantasía. Si existe corrupción en Perú es porque la Constitución y la “democracia” la permiten, es más, la conducen y alientan.   Me explico: antes de todo, deberíamos tener más claro ¿qué se entiende por democracia y qué es Estado de derecho? ¿Acaso, este último, no es vivir respetando las normas establecidas partiendo de la Constitución? ¿Acaso el ‘Estado de derecho’ no tiene la finalidad “suprema” de organizar a la sociedad para que las personas –sin distinción- consigan llevar una vida con calidad en justicia, educación y salud y en todo lo que se desprende de éstas y de los requerimientos para conseguirlas? Es obvio que sí.

Entonces, si la democracia es respetar el Estado de derecho y si el respetarlo es actuar bajo la Constitución, entonces, podemos convenir que la constitución es la premisa para una solvente vida en sociedad. Sin embargo, juzgamos a la democracia bajo los esquemas establecidos y ¿cuáles son esos esquemas? Justamente los dados por la Constitución. Todo bien hasta ahí, pero, el problema, el detalle, es que esos esquemas están dados por los “grupos dominantes”, hechos con el fin de beneficiarse solo ellos y poco los demás (un botón: ¿Los Romero no financian campañas de políticos?, ¿los narcotraficantes?, ¿las grandes empresas?, ¿los medios de comunicación? Claro que sí ¿y creen que lo hacen gratis y por altruismo? Es un toma y dame. Es allí donde se maneja una democracia y una Constitución a la medida de ellos.

Por lo tanto, si desde la propia concepción de nuestra vida en sociedad, desde sus normas básicas, se guía con argumentos falsos, injustos, parcializados, elitistas, “antidemocráticos” para gran parte de la población ¿Acaso, bajo estos esquemas, no es pedir democracia y constitucionalidad desde la autocracia de los poderosos? ¿Es eso vivir bajo un ‘Estado de derecho’? y no me refiero en la teoría sino en la realidad. Si la Constitución peruana es así como lo menciono, y cualquiera puede darse cuenta que es así, entonces vivimos, hace tiempo, bajo el autoritarismo. La democracia y la constitucionalidad son malas bromas contra el pueblo, contra los pobres, y si no aceptamos que es así, seguiremos manteniéndola, alimentándola, estimulándola.

4 comentarios:

  1. EXELENTE ARTICULO, CON TU PERMISO LO PUBLICAREMOS EN LA REVISTA ROJONEGRO QUE SALE EN LA QUINCENA DE JUNIO EN LA CIUDAD DE IQUITOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay problema. Por favor, escríbeme un mensaje en mi facebook

      Eliminar
  2. HOla, gracias por e4l articulo. Creo que cponviene adentrarse y desntranar el laberinto de los argumentgos de palacion y ortiz,
    saludos
    F

    ResponderEliminar