martes, 3 de abril de 2012

Las cárceles de Antauro Humala son de humo

Los traslados del preso Antauro por proteger al presidente de la república, su hermano, solo demuestran que el sistema penitenciario en Perú es un total fracaso, y por ende, el Gobierno actual también. “Piedras Gordas” no va, “Virgen de la Merced (Chorrillos)” no va, “Base Naval”, nos preguntamos ¿hasta cuándo?
Si Antauro corría peligro en las ‘Gordas’ de ser secuestrado -junto a sus padres-, como manifiesta su ex-abogada Rosario Montero, o que, ahora, la ‘Virgen de la Merced’ no pueda hacer el milagro de controlar las majaderías del hermanísimo preso, según el Ministerio Público por faltas a las normas carcelarias e intimidación contra servidores penitenciarios, significa que nuestro sistema es una broma y que, Antauro, no es el único que ‘fuma de la mala’.
Cabe resaltar, si un penal de máxima seguridad no ofrece, eso, seguridad ¿cómo estarán el resto de penales? Y si es que allí se puede planear y llevar a cabo el secuestro de la familia presidencial, entonces, por lógica, ¿también pueden planear y fugarse los presos? No es una novedad que las carcelerías en Perú no ofrezcan ninguna seguridad y que, menos, sirvan para rehabilitar;  la única novedad es que Antauro fume hierba y lo mandan a una cárcel ‘Cinco Estrellas’, que sea un payaso con la ‘Virgen’ y termine en tertulias con el Doc Montesinos y con Abimael Guzman, y que entre no solo hierba, alucinen con el dibujo animado inherente en los tres: “¿Qué haremos mañana? Lo de siempre Antauro… ¡Conquistaremos el mundo!”
Y para coronar esta broma con sabor a cortina de humo, La Primera hoy nos cuenta y nos hace recordar las payasadas del asesino, ladrón, y también constituyente de otra familia presidencial de Perú, Alberto Fujimori: el que haya disfrutado y disfrute de 405 metros cuadrados y 190 de área construida solo para él, de un amplio jardín, de un número de visitas indeterminadas día o noche, de un amplio número de personal de servicio, incluidos jardineros hasta un profesor de arte, de una enfermera con su anatomía que quiso sentarse en una curul, del exitoso grupo musical uruguayo (y en vivo) “Los Iracundos” (2008), de suculentas parrilladas como la que le dio la bancada fujimorista, para apoyarlo anímicamente.
Estas historias – Antauro y El Chino- de sexo, drogas y alcohol (y en ellos hay que aumentarle ‘sangre’), no hay que olvidar, son parte de un sistema político económico corrupto, anacrónico, constitucional, que merece ser cambiado de raíz, de lo contario el círculo vicioso continuará con otros Cerebros, Pinkys u otros chinitos y sus yucas y que, alguna vez, fue promesa electoral. ¿Traición? Saque usted sus propias conclusiones.
Prsión de lujo 'Virgen de la Merced'-Chorrillos

No hay comentarios:

Publicar un comentario