viernes, 8 de abril de 2011

¿La Constitución debe cambiar? Democracia y pobreza

Hablando de la Constitución, actualmente puesta en duda por su eficacia o validez por el partido “Gana Perú”, el otro día leí una entrada de mi estimado “El Jorobado de Notre Dame” de Carlos Meléndez. Ésta, como siempre, es muy acertada, aunque esta vez, tiene algunos puntos medios ambivalentes; no termino de entender su posición, no por la forma, sino por el fondo. Me parece que tiene una postura, en aquellos puntos, demasiado teórica. Y como toda teoría al llevarla a la práctica merece un análisis más profundo y siempre diferente, creo que debería ahondar más en el tema. Al respecto, sobre el escrito del ‘Jorobado’, quiero hablar de un punto del que manifiesta:

(refiriéndose al humalismo)“Para ellos, la democracia es sobre todo “social”, y no se entiende sin la “lucha contra la pobreza” (tarea que no es inherente a un régimen político sino a la gestión estatal). Si la democracia se juzga por resultados sociales, las reglas de juego pueden subordinarse a la sonrisa feliz de los que reciben dinero en efectivo o una canasta de comida. La institucionalidad no importa si se cautiva al electorado con clientelismo. En este punto el fujimorismo y el humalismo se interceptan: la política como resultado”.

Te entiendo cuando dices que la lucha contra la pobreza  no es inherente a un régimen político, sino a la gestión estatal y, por lo tanto, a la democracia no le atañe directamente esa función. Eso dice el papel. Sin embargo, en un país tan corrupto como Perú, donde la democracia es de fantasía y donde, justamente, es esa fantasía (entre otras temas más) la utilizada  por los políticos y grupos de poder para mantener sus gollerías y que éstas, por reacción, conservan y producen más pobreza (si a los menos favorecidos le haces creer que viven en democracia, solo les queda la resignación y aceptarla ‘ainsi c'est la vie’). Entonces, si en Perú es utilizada la democracia para mantener la riqueza a ciertos grupos de poder, entonces, para efectos reales sí le atañe la pobreza. La democracia no existe en Perú, me explico:

Estamos de acuerdo en que necesitamos tener una buena institucionalidad, sin embargo ¿Si a la democracia no se le juzga por sus resultados sociales, entonces, por qué se le puede juzgar? Antes de respondernos, creo q deberíamos tener más claro lo siguiente: ¿qué se entiende por democracia?, ¿qué es Estado de derecho? ¿Acaso, este último, no es vivir respetando las normas establecidas partiendo de la Constitución? ¿Acaso el ‘Estado de derecho’ no tiene la finalidad “suprema” de organizar a la sociedad para que las personas –sin distinción- consigan llevar una vida con calidad en justicia, educación y salud y en todo lo q se desprende de ellas y de los requerimientos para conseguirlas? Es obvio que sí.

Entonces, si la democracia es respetar el Estado de derecho y si el respetarlo es actuar bajo la Constitución. Entonces, podemos convenir que la constitución es la premisa para una solvente vida en sociedad. Sin embargo, juzgamos a la democracia bajo los esquemas establecidos y ¿cuáles son esos esquemas? Justamente los dados por la Constitución. Todo bien hasta ahí, pero, el problema, el detalle es que esos esquemas están dados por los “grupos dominantes” hechos con el fin de beneficiarse solo ellos y poco los demás (un botón: ¿Los Romero no financian campañas de políticos?, ¿los narcotraficantes?, ¿las grandes empresas?, ¿los medios de comunicación? Obviamente que sí (¿creen que lo hacen gratis y por altruismo?).

Por lo tanto, si desde la propia concepción de nuestra vida en sociedad, desde sus normas básicas, se guía con argumentos falsos, injustos, parcializados, elitistas, “antidemocráticos” para gran parte de la población y, por lo tanto, para todos. ¿Así puede funcionar una nación? ¿Acaso, bajo estos esquemas, no es pedir democracia desde la autocracia de los poderosos? ¿Es eso vivir bajo un ‘Estado de derecho’? y no me refiero en la teoría sino en la realidad. Si la Constitución peruana es así como lo menciono y describo, entonces vivimos, hace tiempo, bajo el autoritarismo; porque son tan igual de peruanos los pobres como los ricos. La democracia que tenemos es una broma y si no aceptamos que es así, seguiremos manteniéndola, alimentándola, estimulándola. (Cito a Vallejo: “y el bien de ser, dolernos doblemente”).

Entonces, si el problema que sufrimos viene de raíz, muy aparte de los problemas intrínsecos que llevamos por nuestra falta de ‘identidad nacional’ y por el poco interés de todos por la ‘integración’, es lógico que también necesitemos cambiar la Constitución.

Acá les dejo un enlace, es importante que lean este escrito para poder entender con un ejemplo todo lo dicho, lo hice algún tiempo atrás;  por favor, no nos dejemos engañar por estos políticos que quieren el continuismo, soy peruano, tú también lo eres, defendámonos. PPK, Toledo, Keiko y Castañeda son lo mismo
Nota: no soy de ningún partido político, q me quieran “acusar”(lo han convertido en una acusación) de ollantista es un error, el programa de Gana Perú tiene muchos puntos que comparto, pero no puedo avalar nada de su candidato. Jamás votaría por corruptos y eso son sus contricantes. Deseo que Perú mejore y soy un convencido de que, para q  esto ocurra, necesitamos que todos mejoremos. Ojalá el que salga elegido consiga eso, obviamente que los corruptos están descalificados en este deseo.


5 comentarios:

  1. Me parece muy bueno tu análisis, y las interrogantes que planteas.
    Dudo mucho que esta Constitución respete muchos de los derechos de las minorías sociales, o de sectores excluidos.
    Noto que en los discursos se pierde de vista muchas veces que el surgimiento de esta Constitución carece de bases democráticas, solo del populismo propio de la época.
    Por otro lado, el señalar que no existe democracia, es cuestionable, puesto q queda en el aire el concepto que se tiene de ella. Su principal composición que es el elegir libremente, la tenemos, pero creo q estamos en un proceso de democratización que no demorará un gobierno bueno, sino muchos más.
    El fortalecimiento de nuestras instituciones políticas ridiculizadas durante el fujimorato y ahora invadidas por apristas, eso es algo que también es bastante cuestionable.
    En fin....hay mucho por hacer.
    Muy buen artículo

    ResponderEliminar
  2. El diagnóstico de la realidad peruana que hace Ud. es acertado; sin embargo, las soluciones que plantea, las veo bajo otra óptica en parte. En efecto, no es democrático que se pretenda sacrificar a una insuficiente clase media que emerge en nuestro país, para privilegiar en forma exclusiva a la clase más desfavorecida como son las más pobres del país. los responsables de la situación que Ud. ha descrito es la nula clase política de nuestro país, por eso es necesario formar parte de un partido político para fortalecer las instituciones democráticas y pugnar por una democracia participativa.es verdad que la mayoría de los candidatos a la presidencia van a privilegiar la democracia representativa que ya es obsoleta para el Perú de hoy. La Constitución necesita de reformas importantes, pero debe hacerse respetando el principio de separación de poderes y respetando la opinión mayoritaria del pueblo en su conjunto. Nuestro país es multiétnico, lingüística, cultural y socialmente plural, diferente a otros países de Latinoamérica, aunque cercanos a Bolivia, Ecuador. Por eso las soluciones no pueden ser calco no copia de otros países.
    La corrupción es una lacra que socava los cimientos de la moralidad y destruye los tejidos de la sociedad, por lo que debe combatirse no solo con normas efectistas sino con la prevención y ejemplo que deben dar las principales autoridades de nuestro país.
    Una reflexión final: Cada dos o tres lustros se produce en nuestro país el quiebre del sistema democrático. No cree Ud. que nos encontramos a puertas de un nuevo quiebre. No lo descarte, puede darse nuevamente. Impidámoslo.
    Miguel

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo, Renzo, y satisface también coincidir con los otros comentaristas en ese sentido, aunque no en todo. Por ejemplo: Jane quien reduce la democracia al "elegir libremente"; pero eso está por verse, porque ¿se puede decir que es "libre", cuando el "poder mediático" influye en gran parte del electorado? Y fue así que salió elegido Alan García. ¿Esa elección no fue manipulada? Por otro lado Miguel dice que no está de acuerdo con que se le quite a la clase media para darle a los más pobres; pero eso no figura en tu escrito, y, en realidad, sería una aberración: "descomponer un santo para arreglar otro". Se trata, sí, de que la riqueza social sea socializada y no privatizada: a cada quien según su necesidad y de cada quien según su capacidad (éste es un principio democrático).
    Sigue con tus análisis. Son justos y necesarios.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus comentarios. Antes de todo, quiero decirles que no he propuesto ninguna solución, solo he hecho (bastante someramente para no aburrir) una descripción del contexto de cómo –según yo- es la democracia en Perú, que ésta en nuestro país no existe como resultado final. Como dije en mi entrada, creo en la institucionalidad. Comparto, contigo Miguel, la idea de que es la nula clase política la responsable de nuestros males como sociedad. Sin embargo, no intento decir que hay que sacrificar a la clase media ni a ninguna otra.

    Los Estados tienden, por lo menos en teoría, a buscar equidad para la población; pero les recuerdo que ya tenemos 180 años de gobiernos “democráticos” y no se ha reivindicado a los peruanos ni en salud, en justicia, en educación, etc. Actualmente las cifras dicen que hay alrededor de 11 millones de peruanos pobres, cifra amañada porque, según los especialistas, no cubre gran parte del Perú profundo (rural), o sea esa cifra puede que sea mayor; entonces vale preguntar ¿acaso, no son pobres los que tienen estudios de tercera, trabajos calamitosos, sueños conformistas? Aun siendo así la realidad de muchos peruanos, los derechistas dicen que ya dejaron de ser pobres.
    Particularmente pienso que Perú es mucho más pobre aún: somos pobres cuando estudiamos solo lo q el bolsillo alcanza, cuando no podemos formar un hogar bien constituido por economía, cuando siendo médicos, abogados, profesores,… tienen q hacerse taxistas para sobrevivir, cuando los jóvenes se dedican hacer negocios en vez de estudiar, cuando tratan a los obreros como esclavos, cuando los padres no están juntos con los hijos el tiempo suficiente, cuando el tránsito vehicular es un caos, cuando las calles son cochinas, cuando no podemos industrializarnos siendo un país rico en materias primas; bueno, si sigo enumerando por qué somos pobres se me van a borrar las huellas digitales y a ustedes se les secarán los ojos.
    Repito la pregunta ¿esto es democracia? Habiendo un montón de gente que quiere y podría cambiar esta situación, pero gracias a nuestro sistema “democrático” hay que ser poderoso o servir a los poderosos para poder llegar al Gobierno. Y ya no menciono casos como Bagua, el ‘Arequipazo’, las petroleras de la Amazonía, los ‘puertos peruanos vendidos’…, donde se trasgredió todo a pesar de q sus poblaciones se opusieron a la usurpación o pidieron mejores tratos. Decir que hay democracia es una falacia.
    La democracia a media tinta no es democracia, la verdad a medias es una mentira. Los 180 años de Gobiernos “democráticos” han estado llenos de ‘reformas’ y, respetando sus opiniones, hablar de reformas creo que es continuismo. Un cambio radical (que es un cambio de raíz, no como quiere engatusar la Palacios confundiéndolo con extremista) bien llevado es lo q necesitamos. A grandes males, grandes remedios.

    ResponderEliminar
  5. (CONTINÚA del comentario anterior:)

    Como decía el gran Sartre:
    - “la inacción es también corrupción” (el sistema nos obliga a ser inertes aunque tengamos buenos deseos, hay que sobrevivir sí, pero tiene q haber un punto de quiebre).
    “Custodiar los intereses que no son los suyos, que son opuestos a los intereses universales, hay que denunciarlo” (¿qué hacemos al proteger ‘esta seudo-democracia’?, favorecer a la corrupción, si aplicamos reformas: ‘hecha la ley hecha la trampa’ como siempre y seguiremos en ese círculo vicioso, hay q denunciarla, q es irse contra ella y, según yo, consensuando).

    “El descubrimiento de la alienación en sí mismo y fuera de sí mismo” (la alienación es transformar su conciencia hasta hacerla contradictoria con lo que debía esperarse de su condición; sé que ustedes tienen conciencia social y muy positiva, pero al responder así ¿no están apoyando indirectamente todo lo q he descrito?)

    Jane, la democracia no existe acá, porque (Juan Victor, apoyo lo q dices) podamos votar no significa que la haya. Nuestra constitución es tan deficiente que, en cada votación, antes de que podamos emitir nuestro “libre voto”, ésta ya conculcó a la democracia: el Estado no tiene un mecanismo para apoyar a los partidos políticos (q sería lo justo, lo lógico); los partidos políticos son financiados por particulares; en otras palabras, se alquilan los cargos del Gobierno; entonces, inevitablemente ese gobierno va ceñirse a un sentido comercial, no por la nación, sino para los q invirtieron. Empezando de esto ya no puede haber democracia, es un sin sentido.

    Jane sé que no quisiste decir eso, pero así parece. Está en ti aclararlo. Gracias.

    ResponderEliminar