sábado, 30 de abril de 2011

Bayly en América. Mirko Lauer pide a C.Hildebrandt por justicia y respeto al público y al accionariado

Copio el artículo de "La República" de hoy:
Un canal no es una chacra
Por Mirko Lauer

América TV anuncia que está subiendo a bordo a Jaime Bayly para recargar sus domingos. Como el Sr. Bayly viene precedido de la fama de haber tumbado la candidatura municipal de Lourdes Flores, debemos suponer que el objetivo del jale es usarlo para lo mismo en el caso de Ollanta Humala. Un tipo de práctica que no es nueva en el mundo de la TV.

Si este fuera el caso, me tomo la libertad de hacerle notar al Grupo La República, accionista de un 30% de ese canal, que podría reclamar que se contrate a un periodista adicional que realice las mismas tareas de Bayly, pero en sentido contrario, o al menos con un mayor sentido de la equidad. Así quedarían bien servidos los televidentes de ambas posiciones electorales.

Incluso, puestos a buscar, alguien como César Hildebrandt, hoy fuera de la TV, sería una contratación excelente, puesto que les viene repartiendo palo por igual a los dos candidatos. Una postura que hoy no carece de seguidores. Tendríamos así un servicio público de las ondas electromagnéticas, en lugar del uso de un bien compartido para fines políticos privativos.

Podría argumentarse que en América TV y el canal N ya hay periodistas atentos a las dos o más posiciones presentes en el directorio de Plural TV. Si Bayly se sumara a esta actitud que incorpora criterios de equidad (que por cierto nunca pueden ser absolutos), no habría problema. Pero no es la equidad lo que ha hecho a Bayly célebre, sino la parcialidad.

Aunque es preciso reconocer que las demostraciones de autonomía periodística de Bayly no tienen límite. Cuando se aburra de la tarea de demolición encomendada, si esa es la tarea, pronto lo veremos ir tras la yugular del gerente-filósofo que lo nombró, y luego quién sabe la del directorio entero. Práctica que tampoco es nueva en el mundo de la TV.

Pero volviendo al tema inicial, es importante reconocer que las minorías también tienen derechos en la marcha editorial de los medios. Un sistema de cuotas no tendría sentido, y por eso la equidad, que es también decir la ecuanimidad, es tan importante en las sociedades que conducen medios de prensa y forman al menos una porción de la opinión pública.

Esto que vale para el respeto al Grupo La República vale también para quienes probablemente tienen opiniones discrepantes dentro de la mayoría macrofamiliar que posee el control de los dos canales de TV. La ley de sociedades mercantiles da derechos claros a las mayorías, siempre y cuando estas se mantengan dentro de los objetivos acordados en la constitución de la empresa.

En un contexto de pasiones electorales no es difícil salirse de los objetivos fijados en los Principios rectores acordados unánimemente por los miembros de una empresa televisiva. Hacerlo es deslegitimar la presencia misma de los propietarios, mayoritarios y minoritarios, en un canal de TV

No hay comentarios:

Publicar un comentario