miércoles, 1 de diciembre de 2010

LITIO ¡URGENTE !


Mundo loco
 “Los peruanos somos tristones y desconfiados”, es el diagnóstico sicológico dado por nuestro ilustre presidente, en declaraciones a RPP, para justificar su baja popularidad. Así pues, dijo que es ‘natural’ que desaprobemos su gestión, sobretodo en el interior del país, según él, porque somos ‘tristones desconfiados’ y (en su tesis nos compara con Brasil) porque no tenemos la alegría carioca. O sea, frente a sus Petroaudios, su Fernando Barrios, su Bagua…, según él, ¿qué debemos hacer, bailarle una zamba? Para este alegre presidente, un supuesto consumidor de litio, pateador, cacheteador, “mentalmente normal”, los peruanos no solo somos perros, hortelanos, ciudadanos de segunda categoría, sino que ahora, también somos “tristones y desconfiados”. La locura.

Sabían que, según el prestigioso y guía de los médicos, ‘Manual Merck’, el litio reduce la tendencia a cambios extremos del humor de los que padecen un trastorno maniaco depresivo. Esto podría explicar las reacciones brutales, extremistas y volátiles de Alan. Por otro lado, sigo leyendo el ‘Manual M’, tener valores muy altos de litio en la sangre puede provocar ‘confusión mental’; esto podría explicar las ideas empañadas e inconexas a la realidad de nuestro “gran” presidente. Por todo lo dicho, parece haber dos momentos en la sicología de Alan, uno por falta de Litio y el otro por tenerlo en exceso; ambos momentos, enrevesados y turbados dentro de una sola persona ¡qué miedo!

En el caso del pata de Alan, el ex ministro del interior, Fernando Barrios, no solo es un efecto del Litio, eso ya es un delito. El robo, perdón, cobro sinvergüenza de su ‘indemnización por despido arbitrario’ es solo la punta del iceberg. ¿Qué pasa con ESVICSAC? Una empresa que se sacó ‘la Tinka’ con EsSalud cuando Barrios fue ejecutivo de este último, con Alan de presidente. Escribí de esta empresa en mi entrada ‘Plata Negra’, a continuación copio la parte sobre ESVICSAC (tengan en cuenta que fue publicada cuando Barrios era ministro del interior. Apoyada en una investigación de ‘César Hildebrandt en sus Trece’):

Otro caso mostrado por “C.H. en Sus Trece” Nº23 24-09-10, donde están comprometidos un ministro, un vice-ministro y altos funcionarios del Estado, es el de la empresa ESVICSAC (Seguridad, Vigilancia y Control SAC) de propiedad de 6 ‘compañeros’ afiliados al Partido Aprista y que ha facturado al Estado peruano en los últimos 4 años más de S/.300 millones; la rataza está en que antes de que Alan sea represidente de Perú, EVICSAC facturaba anualmente un promedio de 7 millones de soles; mmm… ¡matemáticas a mí!: lo que EVICSAC ganaba anualmente antes de Alan RELOADED, ahora, con éste, lo gana en un mes y, según la investigación, subiendo cada vez más. Algo aún más rataza en este caso es el claro ‘conflicto de intereses’: uno de los clientes más fuertes de EVICSAC es EsSalud y una de los miembros del directorio EVICSAC es Carmen Barrantes P, íntima amiga de Fernando Barrios quien siendo ejecutivo de EsSalud la colocó para auditar EsSalud (negocio redondo). Barrios ha sido uno de los más beneficiados con Alan Reloaded. Barrios es amigo de todo el directorio EVICSAC. Ahora, él es ministro del Interior y ha nombrado de vice ministra a Carmen Barrantes P., y es sabido que en ese ministerio corre mucha PLATA NEGRA, llamada así porque no se tiene que rendir cuentas. Estas últimas semanas, en varios medios, han seguido saliendo denuncias contra Barrios. Toda una joya, como las de Godoy. Srs, estamos viendo ‘La Tinka’ versión política. Asociación APRALAN.

ALAN GARCÍA- FERNANDO BARRIOS ¿Más de lo mismo? Una raya más al animal rayado llamado Apralan. ¡Qué tristeza! ¡A la reja!


3 comentarios:

  1. Jajjajajja, respecto a la foto, ya ni qué decir.
    Y con relación a estos locos, no les des ideas! porq si Fuji terminó diciendo que no es peruano para no ser procesado, fácil y Alan termina alegando inimputabilidad. Buuuu

    ResponderEliminar
  2. Buena, Renzo. Tu labor es encomiable. La denuncia política tiene mucho de denuncia poética, porque asói como existe justicia cívica también existe justicia poética. Mi solidaridad contigo. Sin condiciones.

    ResponderEliminar